21 may 2019 Publicado en: Institucional
CALENTAMIENTO GLOBAL, UN PROBLEMA DE TODOS

La OMM confirma que los últimos cuatro años han sido los más cálidos desde que se tienen registros. La temperatura media mundial en superficie en 2018 superó aproximadamente en 1,0° grado C a la de la era preindustrial (1850-1900) .

“La tendencia de la temperatura a largo plazo es mucho más importante que la temperatura de cada año, y esa tendencia es al alza”, manifestó el Secretario General de la OMM, señor Petteri Taalas. “Los 20 años más cálidos de los que se tienen datos se han registrado en los últimos 22 años. El ritmo del calentamiento en los últimos cuatro años ha sido excepcional, tanto en la superficie terrestre como en los océanos”.

“No obstante, las temperaturas no son sino una parte del problema. En 2018 los fenómenos meteorológicos extremos y de efectos devastadores afectaron a numerosos países y a millones de personas, y tuvieron repercusiones devastadoras para las economías y los ecosistemas”, señaló.

“Muchos de los fenómenos meteorológicos extremos corresponden plenamente a lo previsible en una situación de evolución del clima. Se trata de una realidad a la que tenemos que hacer frente. La reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero y las medidas de adaptación al clima deberían gozar de máxima prioridad a nivel mundial”, declaró el señor Taalas.

gases-efectoinvernadero.jpg

Los glaciares se están derritiendo, el nivel del mar aumenta, las selvas se están secando y la fauna y la flora lucha para seguir este ritmo. Cada vez es más evidente que los humanos han causado la mayor parte del calentamiento,mediante la emisión de gases que retienen el calor, para potenciar la vida moderna que llevamos hoy. Llamamos gases de invernadero a estos mencionados, por el fenómenos que ocasionan en la tierra. El “efecto invernadero” es el calentamiento que se produce cuando ciertos gases de la atmósfera de la Tierra retienen el calor. Estos gases dejan pasar la luz pero mantienen el calor como las paredes de cristal de un invernadero y la temperatura del planeta sube un poco más cada año.

82056ngsversion1499974356743adap.jpg

Los científicos descubren el efecto invernadero desde 1824, cuando Joseph Fourier calculó que la Tierra sería más fría si no hubiera atmósfera. Este efecto invernadero es lo que hace que el clima en la Tierra sea apto para la vida, pero puede ser también el factor que nos liquide. El rápido aumento de los gases de invernadero es un problema porque está cambiando el clima tan rápido que algunos seres vivos no pueden adaptarse. Igualmente, un clima nuevo y más impredecible impone desafíos únicos para todo tipo de vida. 

Conforme sube el mercurio, el clima puede cambiar de forma inesperada. Además del aumento del nivel del mar, las condiciones meteorológicas pueden pasar a ser más extremas. Esto implica tormentas mayores y más intensas, más lluvia seguida de sequías más prolongadas e intensas (un desafío para los cultivos), cambios en los ámbitos en los que pueden vivir los animales y pérdida del suministro de agua que históricamente provenía de los glaciares.

La pregunta ahora es: ¿Qué podemos hacer cada uno de nosotros para contribuir a la causa? ¿Cómo podemos ayudar a nuestro planeta en vez de seguir agravando el problema? Porque si hay algo que es claro, es que el problema es de todos nosotros, y todos deberíamos trabajar para ralentizar este fenómeno. ¿Qué hacemos?

hielo140120.jpg

1. Utilizar el transporte público

Caminar o andar en bicicleta o usar el transporte público, en lugar del auto reducirá las emisiones de carbono.

2. Ahorra energía

Pone la ropa húmeda al sol en lugar de utilizar secadoras y trata de ahorrar al máximo electricidad.

Usa temperaturas más altas para enfriar las habitaciones o más bajas para calentarlas.

Aísla el techo de tu casa para evitar la pérdida de calor durante los inviernos.

Apaga y desenchufa tus aparatos electrodomésticos cuando no estén en uso.

Y la próxima vez que salgas a comprar un equipo, asegúrate de verificar que haga un uso eficiente de la energía.

También puedes adoptar una fuente de energía renovable para algunas de las necesidades de tu hogar, como los calentadores solares de agua.

3. Trata de consumir menos carne

La producción de carne roja lleva a un número significativamente mayor de emisiones de gases de efecto invernadero que la de pollo, frutas, verduras y cereales.

En la cumbre del clima de París, 119 naciones se comprometieron a reducir las emisiones agrícolas en este sentido, sin embargo, no hubo ninguna indicación de cómo hacerlo.

Tú, en cambio, puedes contribuir a ello.

4. Reducir y reutilizar... incluso el agua

Nos han hablado de los beneficios del reciclaje una y otra vez a lo largo de nuestras vidas.

Pero lo cierto es que el transporte y procesamiento de los materiales para el reciclaje también conlleva la emisión de dióxido de carbono.

Por eso, si reduces los desechos que tiras y tratas de reutilizar los materiales que ya usaste, puedes marcar un cambio significativo. 

Lo mismo ocurre con el agua, que podríamos pensar en recolectar agua de lluvia por ejemplo, o filtrarla.

5. Informar y educar a los demás

Entre todos podemos logarlo: reunirnos con nuestros vecinos para compartir alternativas y educarnos mutuamente en cómo establecer una vida comunitaria sostenible es también un paso importante y de avanzada. compartir mensajes y tips en las redes sociales, o usar tu "influencia" de cualquier forma posible para ayudar al planeta.

Crea "redes compartidas" que puedan ayudar a agrupar recursos, como cortadoras de césped o herramientas de jardín, y lograr así un nivel de vida más ecológico.

Dejanos tu tip eco y ayudanos a difundir el mensaje.

Fuentes: OMM, BBC y National Geographic

Publicar comentario